Toque de queda y otras medidas que se implementarían de cara al paro nacional.

0
172

Esta semana, la opinión pública se concentra en un tema principal: el paro nacional convocado para este 21 de noviembre. Los rumores y comentarios que envuelven esta manifestación ha escalado al punto de que el Gobierno Nacional está pensando una serie de medidas, desde hace dos semanas, para evitar brotes de violencia durante la marcha. 

En ese sentido, la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, antecedió que el presidente Iván Duque firmará un decreto brindándole facultades extraordinarias a gobernadores y alcaldes. Entre las medidas que el Gobierno espera que los mandatarios regionales y locales activen están la del porte de armas, consumo de bebidas alcohólicas y, la que más polémica levantará, la implementación de toques de queda. 

“Esta medida está pensada cuando las circunstancias lo ameriten luego de una evaluación conjunta que se haga entre las autoridades regionales, Fuerzas Militares y Policía”, señaló la ministra.

Asimismo, el fiscal general (e) Fabio Espitia aseguró que el ente investigador acompañará esta estrategia del gobierno con un fortalecimiento de las investigaciones de posibles actos vandálicos. En total, serán 107 fiscales asistentes los que estarán a cargo esta semana de judicializar los eventuales brotes de violencia que se presenten en las marchas convocadas.

El entrante ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, dijo por su parte: “Continúa el proceso de coordinación de todas las instituciones del Estado con el fin de garantizar el derecho a la protesta pacífica. (…) Y naturalmente también avanza todo el proceso de coordinación requerido para hacerle frente a cualquier manifestacion de violencia o vandalismo que pueda presentarse”.

Por otro lado, el comandante de las Fuerzas Militares, general Luis Fernando Navarro, ordenó, según una comunicación que se filtró el pasado fin de semana, un acuartelamiento de primer grado de todos los miembros de la Fuerza Pública. «Con ocasión del paro nacional», dice el documento, todos los uniformados de Ejército, Armada y Fuerza Aérea deberán concentrarse en las bases militares y estar disponibles a cualquier eventualidad que se presente durante las manifestaciones.

El documento agrega que el acuartelamiento iniciará desde las 6:00 a.m. de este lunes 18 de noviembre. Y ordena, entre otras cosas, disponer esfuerzos de búsqueda con el fin de evitar el éxito de las amenazas latentes, “preveer planes de intervención” en coordinación con las autoridades de orden nacional y local, “extremar medidas de seguridad” en las instalaciones militares, así como en la infraestructura económica “crítica” para el Estado.

El documento, que aparece firmado por el general Navarro, quien fuera hasta hace unos días ministro de Defensa encargado, decreta además que todas las unidades de las Fuerzas Militares deberán estar en “máximo estado de alerta” esta semana, de cara a la protesta.

Según los organizadores del paro, este se da por varias razones: En contra de la reforma laboral que se planea implementar; contra la anunciada reforma pensional, que según los sindicatos apunta a quitar derechos y privatizar Colpensiones; contra la venta de algunas entidades estatales; contra la corrupción, el aumento de las tarifas de energía y la rebaja de impuestos a las grandes multinacionales para imponer más tributos a la clase media.

Asimismo, han dicho los organizadores, se reclaman un salario mínimo digno; el cumplimiento de los acuerdos firmados con profesores, trabajadores estatales, estudiantes, indígenas y el agro, y por la defensa misma de la protesta social, que algunos sectores insisten en que se debe regular. Colombia se prepara, entonces, para el paro nacional, en medio de un ambiente alimentado por el cruce de mensajes amenazantes en las redes sociales y teniendo como espejo las movilizaciones de Chile, Bolivia y Ecuador.

El presidente Iván Duque ha calificado como “mentiras” las versiones en torno a las supuestas reformas pensional y laboral que estaría preparando su gobierno y que, según dice, irían en contra de los trabajadores colombianos. “Dicen que el gobierno Duque está preparando un golpe a las pensiones. Mentiras, nuestro gobierno tiene claro que esa discusión la vamos a abordar también en la Mesa de Concertación, porque esa tiene que ser la posibilidad de toda la sociedad para que cerremos la brecha más grande, y es la brecha de falta de cobertura pensional”, señaló el presidente hace unos días.

Fuente; MSNEL ESPECTADOR